Diferencias entre bolas de golf nuevas y usadas

0
878
Bolas de golf nuevas o usadas - ¿cual elegir?

Todo aficionado al golf sabe que una parte muy importante del juego se encuentra ligada a nuestras pelotas (¡¡¡UY!!! esto no ha sonado muy bien, sorry!), su comportamiento mecánico y físico afectan a su trayectoria y por consiguiente directamente al juego. Cualquiera que busque jugar bien al golf debe conocer a fondo todo lo concerniente a una bola de golf.

Para empezar debemos recalcar que una bola de golf que se encuentre sumamente desgastada o que tenga rozaduras o raspaduras va a trabajar de manera poco satisfactoria, pues afectará a la forma en la que el viento se desplaza a través de los alveolos (la influencia de los hoyuelos o alveolos en las bolas de golf) y modificará su trayectoria, causando frustración al jugador. Utilizando bolas nuevas nos aseguramos que la bola tiene los alveolos en perfecto estado y que no tiene agentes extraños (arena, polvo, suciedad, arañazos…) que pudieran modificar la trayectoria y el spin generado al efectuar el golpe.

No siempre es posible jugar con bolas nuevas, todo golfista sabe que las bolas de golf tienden a perderse, y reponerlas sistemáticamente por bolas nuevas no es una solución barata. El mercado de segunda mano está afianzándose en forma de empresas de recuperación de bolas. Las bolas usadas resultan baratas y su reposición reduce considerablemente los costes del juego. Es fundamental que la empresa que nos provea las bolas usadas tenga especial cuidado a la hora de seleccionar las que pueden continuar y las que deben ser desechadas.

¿Bolas de golf nuevas o usadas?. ¿Las pelotas usadas tienen la misma calidad y nos ofrecerán el mismo rendimiento que las bolas nuevas? Para responder esta importante pregunta, analizamos las principales diferencias entre las bolas de golf nuevas y usadas.

Las 3 diferencias entre las bolas de golf nuevas y usadas:

1 – La superficie: La diferencia principal entre las bolas de golf nuevas y usadas, y quizás la que más se toma en cuenta a la hora de escogerlas es su superficie, ya que en ella es donde se pueden encontrar los defectos que afectarán de forma negativa a su comportamiento durante el vuelo. Recomendamos seleccionar un proveedor serio y con criterio de desecho. Las bolas recuperadas de los lagos, en ocasiones no están en condiciones de seguir siendo golpeadas y será nuestro proveedor el que determinará si la bola está o no en condiciones de continuar saliendo al campo.

2 – El desgaste: Otra de las diferencias fundamentales entre las bolas nuevas y las usadas, es que evidentemente a las usadas ya se les ha dado una buena cantidad de golpes, lo que no solo causa modificaciones externas, sino también internas, incluso se habrá ablandando y modificado su compuesto original, motivo este por el que su resistencia y durabilidad se ven comprometidas, y por supuesto lo que más nos interesa es como afecta esto a nuestro juego. Una bola desgastada no debe pasar nunca los controles de calidad de nuestro proveedor habitual.

3 – El precio: La diferencia de precio que existe entre las bolas de golf nuevas y las bolas usadas es grande. En ocasiones tendremos especial interés en utilizar bolas nuevas, sin embargo, a diario, el rendimiento que nos proporciona una bola usada de calidad es perfecto para nuestros entrenos. Sabiendo elegir las ocasiones en las que discriminar entre unas y otras conseguiremos un ahorro importante sin perder calidad en nuestro juego.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × dos =