Cómo se hacen las pelotas de golf

2
1539

Como bien saben los profesionales que se dedican al golf, aunque por fuera puedan parecer todas iguales, las pelotas de golf son distintas y en función de ellas, podemos obtener un tipo de recorrido u otro. Los expertos suelen utilizar la llamada “envuelta”. Su nombre se debe a su composición, pues está formada por un hilo de goma envuelto en un resistente núcleo, ya que de este modo su desplazamiento es mucho más previsible y les permite un mayor control de sus golpes.

No obstante, la pelota más común es la que recibe el nombre de multicapa. Es la que todos hemos visto por primera vez, su cobertura se caracteriza por presentar pequeños hoyos o surcos. Estas pelotas han ido evolucionando a lo largo de la historia, y aunque en un principio se fabricaban con plumas, veremos a continuación cómo se hacen hoy en día.

Tacos para fabricar pelotas de golf
Tacos preparados para el proceso de calentamiento a 167º

Para comenzar se necesita goma, es una goma capaz de rebotar que se mezcla con otros compuestos químicos y se crea una especie de pasta en láminas. Dichas láminas se introducen en una máquina llamada extrusora. De aquí salen pequeñas porciones de goma llamadas tacos. Los tacos se colocan después en una especie de molde similar al de los populares muffins y mediante una enorme presión la goma se calienta a unos 167º centígrados. Como resultado, los tacos que antes parecían nubes de azúcar, son ahora duras pelotas de goma mucho más duras.

Una vez enfriadas con agua, las pelotas pasan a través de una máquina a otro molde de presión. En este caso el molde les aplica ya la famosa cobertura de color blanco llena de pequeños hoyuelos. Estos hoyuelos ayudan a las pelotas a volar mejor. Éste último proceso de cobertura recibe el nombre de moldeado por inyección y las máquinas son capaces de procesar unas 4 docenas de pelotas al minuto, lo cual supone una gran diferencia respecto a las que se fabricaban originalmente.

Pelotas de golf justo después de salir del molde de presión
Pelotas de golf justo después de salir del molde de presión

Aunque llegados a este punto puede parecer que las pelotas están ya listas, si nos fijamos aún contienen pequeños fragmentos de plástico sobrante. Esto se debe a la presión ejercida por el molde anterior, el cual aplasta la parte inferior y superior con tal fuerza que el plástico sobrante se sale por la milimétrica ranura que queda entre ambas planchas. Gracias a una fresadora automática, se retira el sobrante de la cobertura y se limpian bien.

 

Antes de finalizar su fabricación, todas y cada una de las pelotas pasan por unos rodillos que determinan su calidad, si detecta cualquier imperfección, serán retiradas del resto. Finalmente, el fabricante rotula las pelotas de golf con su logotipo. Son unas almohadillas impregnadas en tinta junto con una placa de acero grabada las que transfieren sobre las pelotas los diferentes números o la marca y tipo de pelota. Para evitar que el grabado en tinta se estropee, las pelotas pasan por rayos de luz ultravioleta y la tinta se endurece rápidamente. Además, se rocían con poliuretano, para proteger así los diseños y grabados de tinta y evitar que se estropeen al primer golpe.

Una vez secas, las pelotas ya están terminadas, se empaquetan y se envían a diferentes partes de todo el mundo, garantizando a los jugadores de golf buenos golpes y mucha diversión.

2 Comentarios

    • Hola Diego,

      Este es un proceso individualizado que cada marca utiliza según su criterio, no hay un estandar propio para este proceso, ya que depende de la maquinaria empleada por cada fabricante.

      Te recomendamos visitar la feria internacional de bogotá en su edición de 2019, podrás disipar todas tus dudas al respecto con la ayuda de profesionales de la ingeniería industrial.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

3 × uno =